Elementos‎ > ‎Aire‎ > ‎

Oncena xxiv

 
 
 
 

xxiv
Tras la tormenta

He llegado a ser muy bueno en lo mío:
contra el cielo abierto, tras la tormenta,
cierro los ojos y respiro adentro
el aire viciado de mis fantasmas;
ya no cumplimento los recetarios
ni traduzco las voces de la Sombra;
estoy tan solo en esta parte inmensa
y es tan irremediable que esté solo;
los ecos de mis máscaras se fueron
desliendo entre ideas de paso firme,
rosas veras y glorias de este Mundo.

[Odilon Redon. The Raven. Dominio público]

 
 
 
 
 
 
 
 
Comments