Elementos‎ > ‎Fuego‎ > ‎

Coma Berenices

 
 
XXXII
Coma Berenices
 
¡Siempre estaba tan limpio su cabello!
incluso amándonos la noche entera.
Al verla dormir contra el alba tenue
lo tomaba en mi mano para olerlo
sin poder evitar estremecerme.
Cuando supe que nunca volvería
a sentir en mis mejillas su roce
ni a jugar con mis dedos en sus rizos
busqué mechones en los coleteros,
entre las sábanas, en los desagües...
pues nada hallé esparciendo sus cenizas.
 
[Frederic Leighton. Flaming June. Dominio público]
 
 
 
 
 
Comments