En el tiempo lejano de mi infancia...

 
 

 

 

En el tiempo lejano de mi infancia

enero erosionaba los perfiles del aire,

helaba el agua de los albañales,

trazaba el derrotero del invierno

y lo colgaba después en los balcones.

Amanecía a días con la luz

que dejaron los mozárabes

que vinieron del sur olvidada hace siglos

en prodigiosas hiladas de plegarias,

que yo descolocaba cada tarde

en el corto camino hasta mi casa.
 

Salmodiando la luz me entretenía

mientras el frío me arropaba

los huesos y la luz traspasaba

la distancia de todas las memorias,

la suma inaprensible de todos los caminos,

la retina de un tiempo detenido

en los campos de juegos infantiles

aprendidos sobre la alfombra coagulada del hielo.
 

Salmodiando la luz me entretenía

cuando volvía a casa y te encontraba bordando

las horas de los días que traían los pájaros.
 
 
[Alfred Sisley. Temps de neige à Veneux-Nadon. Dominio público.]
 

 

 
 
 
Comments