Mitos‎ > ‎

Andrómeda

File:1869 Edward Poynter - Andromeda.jpg
 

 

XLVI

Andrómeda

Más bella que las hijas de Neptuno,
tus muñecas juntas sobre la roca,
ya no aparentas sufrimiento alguno
ni se escuchan lamentos de tu boca.
 
Sin dignidad, con tu piel lacerada;
el cuerpo abrasado al fuego diurno
y, por la noche, un alma congelada
ya no sacian al monstruo taciturno.
 
Te acomodaste al sitio doloroso,
acostumbrada a tu destino amargo
y Perseo, en su viaje victorioso,
al no verte llorar, pasó de largo.
 
De aquella hermosura en el cielo hay huellas
yaciendo en tu constelación de estrellas.
 
[Edward John Poynter. Andromeda . Dominio público]
 
 
Comments