Mitos‎ > ‎

Perséfone

 
 
 
 
 
 

XV

La Doncella

 

Porque su piel no fuera dañada,

sólo por despertar sus apetitos

la conduje conmigo a los Infiernos,

donde reinan el exceso y el vicio,

para a nosotros mismos devorarnos

y que, cuando a la tierra regresara,

a simple vista nadie percibiese

cambio, transformación, metamorfosis,

ni siquiera un brillo, ni una sonrisa;

que siguiera pasando su belleza

para el resto del mundo inadvertida.
 
 
[Dante Gabriel Rossetti. Proserpina. Dominio público]
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Comments