A un mirlo






A un mirlo


Desde la rama
que mi memoria lleva hasta el suelo
te dispones, al atardecer,
a darles brillo a las formas
que no conoces.

En mi realidad
llamas al día
por encima de la estruendosa
rivera de coches
que van contra mi dirección.

Y añoro las imágenes
que un alma de poeta
pensó y nunca tuvo a sus pies:
palacios y valles
con gusanos de luz;

la rosa del dolor extremo;
y la lluvia limpia de primavera
que tu morosa expresión
me traen, las necesito
para filtrar la luz.



[Mirlo común, en :
Nederlandsche Vogelen (Aves de Países Bajos) de Cornelius Nozeman, 1770. Dominio público.]


Comments