Temperamentos‎ > ‎Melancólico‎ > ‎

Oncena xv

xv

Allí mismo se cayó, y se quedó durmiendo el sueño de bronce…
HOMERO, Iliada, XI, 241.
 
 
No despiertes de su sueño de bronce
a los Héroes dormidos del pasado
cuyos cuerpos sembraron de cenizas
los escarpados campos de batalla
o las simas marinas insondables…;
tan vivas pasiones se marchitaron
y cayeron sus ciudades más fuertes,
pero escritas quedaron sus hazañas.
No vuelvas a interrumpir su descanso
para adornar hechos y callar nombres
de tiempos oscuros que no perduran.
 
 [J.A.R. Frottage obtenido a partir del reverso de una moneda de 5 rublos:
Leningrado (San Petersburgo), estatua de Pedro el Grande, por Etienne Falconnet]
Comments